ARQUITECTURA

Es un genuino castillo roquero y sus muros se levantan a plomo sobre los cárdenos peñones tobáceos sobre los que ingeniosamente se asienta.

Su enorme recinto interior está formado por dos patios y un aljibe y se flanqueaba por altos lienzos de murallas almenadas, reforzados en sus esquinas por fuertes torres.




En su extremo nordeste se levanta "La torre del Homenaje" conservando curiosos detalles (puerta gótica, la escalera de caracol, etc...).

La Torre del Homenaje es la torre principal, la que sirve de residencia del señor y cumple con las funciones más destacadas del castillo, albergando las estancias más importantes y, en ocasiones, los almacenes de víveres. Se encuentra en la posición más abrigada en relación con un posible ataque exterior, de forma que si sucumbiesen el resto de las defensas, esta torre proporcionaría un último refugio.



Su nombre se debe a que en ella se practicaba la ceremonia del homenaje, en la cual el señor le entregaba al vasallo un feudo a cambio de auxilium et consilium. Además servía para destacar alguna hazaña del señor feudal.

El homenaje, palabra proveniente del provenzal homenatge, en el contexto del feudalismo ( Edad Media ) era el primer paso de la ceremonia de homenaje e investidura por la que se establecía un vasallaje. También refiere a la ceremonia completa e, incluso, a los propios conceptos de vasallaje e infeudación y, por extensión de sentido, a cualquier juramento que implicara una obligación de cumplimiento, o a los actos de sumisión, veneración y respeto.

Parcialmente restaurado, encontraremos parte de los muros que conformaron su muralla, almenada, y reforzada con torres en sus esquinas. En el patio de armas se conserva el aljibe, y la torre del homenaje presenta una puerta gótica de arco apuntado. Su interior dispone una escalera de caracol que permite acceder a la terraza superior.


La posada de María